octubre 10, 2011

Tu y yo. .


Rodeada de flores, sentada en una banca en el parque más lindo de todos, me encontraba. Estaba vestida con un hermoso vestido de flores, aireado y suave, con mi cabello suelto y extrañamente liso sobre mis hombros.

La luz de sol que caía sobre los arbustos a mi alrededor, que tenían las hojas aún húmedas de un leve rocío que hacía poco había caído; el olor de las flores, acompañado por el hermoso cantar de algunas aves, hacían del ambiente un lugar perfecto en el que estar. La temperatura era estupenda, no hacía calor, pero tampoco frío, no había nadie. . Excepto yo. A lo lejos se podía ver un lago, iluminado por los rayos del sol, se encontraban también algunos patos disfrutando del agua. Una que otra ardillita se escabullía por entre los árboles y las mariposas volaban por doquier.

En eso, llegas tú, no cruzamos ninguna palabra, tú sólo me ves y me guiñas el ojo, yo sólo sonrío. . Los dos sabíamos que ahí nos encontraríamos. Te sientas al lado mío y pones tu brazo a mi alrededor, yo me recuesto levemente sobre ti y empezamos a disfrutar juntos del paisaje. Ahora, todo era aún más perfecto . . Lo único que me hacía falta eras tú. . y ahí estabas, junto a mí y yo sentía que el tiempo se había detenido, nada nos perturbaba.

Luego de un gran rato ahí, decidimos caminar un poco, agarrados de la mano, paseamos por todo el parque, admirando el atardecer.

- Te quiero - Me dices, viéndome fijamente a los ojos.

Yo, me detengo, te veo a los ojos igual y pongo suavemente mis manos en tus mejillas, me estiro un poco para responderte tu hermosa frase con un beso, y en el momento en que estamos sólo a unos centímetros . . Despierto.
Jai

2 comentarios:

  1. Debo admitir que esta es de tus mejores entradas bf, me llenas de orgullo *-*

    ResponderEliminar